CARCASONA EDAD MEDIA: EL LUGAR CON MÁS ENCANTO MEDIEVAL

​​​​​Carcasona es un viaje a la edad media que, sin duda alguna, te dejará sin palabras. Si te gusta la historia no te puedes perder esta maravillosa ciudad con tanto encanto medieval. Sus murallas, sus torres y su ciudadela en general te dejarán sin palabras.

¿Qué sabes de Carcasona?

​Carcasona es una ciudad conocida por su encanto medieval y por sus importantes monumentos construidos hace siglos. Es la capital del departamento de Aude. Aude está situado en Occitania, al sur de Francia, a 80 kilómetros de la famosa ciudad de Toulouse. La ciudadela, rodeada por la muralla, es lo que nos lleva a la mayoría a viajar hasta esta famosa ciudad. Esta ciudadela es considerada patrimonio de la humanidad por la UNESCO desde el año 1997.


Es una ciudad a la cual se puede acceder muy fácilmente en tren. La historia de este famoso lugar se remonta a varios siglos atrás.


Carcasona edad media: Información general

La Cité de Carcasona o ciudadela de Carcasona es el nombre que utilizamos para referirnos al conjunto fortificado que se construyó hace siglos en esta ciudad. Está formada mayoritariamente por elementos construidos o reformados durante la edad media.​


Ciudadela de Carcasona

Está situada junto al río Aude. A lo largo de los años sufrió muchos cambios en cuanto a su población y dominio. Hoy hablaremos de los principales monumentos que constituyen Carcasona edad media. Cuándo fueron construidos, qué los hace importantes y por qué son visitados por tantos turistas hoy en día.


Carcasona edad media: ¿Qué lugares debes visitar?

Probablemente, al pensar en la edad media, te vienen a la mente castillos, murallas, torres, basílicas, grandes puertas fortificadas… Todo esto son elementos que encontrarás si vas a pasar un fin de semana a Carcasonaedad media. O si decides ir a pasar una semana relajante a esta ciudad con tal trasfondo histórico. A continuación hablamos de los lugares que no te puedes perder de esta famosa ciudad francesa.

​​

Las murallas y torres de Carcasona edad media

Las murallas y las torres que fueron construidas en Carcasona miles y miles de años atrás son probablemente lo primero que te llamará la atención al entrar a esta ciudad. Toda la ciudadela está rodeada y protegida por unas impresionantes murallas. Concretamente, son dos recintos los que la protegen. Forman, juntamente con las torres que las unen, tres kilómetros de muralla en total.

Por la parte más alta de estas paredes, se puede encontrar un camino de ronda. Podrás dar un agradable paseo y disfrutar de Carcasona edad media.



Paseo en carromato por el exterior de la fortificación

La parte más interior de la muralla fue construida por primera vez en época romana. A lo largo de los años, sirvió como arma defensiva en la lucha contra varios pueblos como, por ejemplo, los visigodos. Siglos más tarde, al ser ocupada la ciudad por los reyes de Francia, la muralla fue reconstruida.

Estas paredes están hechas de unas piedras de considerable tamaño en paramento, hechas de un material difícil de romper. También se pueden apreciar ciertos ladrillos, que colaboran en la estabilidad de la muralla. Estos muros tienen una grosor importante, llegando a medir entre dos y tres metros. Se pueden apreciar algunas ventanas, y sus torres son de características impresionantes.



Carcasona edad media: la muralla exterior

Más adelante, en el siglo XIII, se quiso reforzar la seguridad de Carcasona durante el reinado de Felipe III. Es por eso que se construyó una segunda muralla, la muralla exterior, colocando, en esta ocasión, las piedras en almohadilla. Esta construcción, así como el espacio entre las dos murallas, facilitó la defensa de la ciudad en una época tan crítica.

Esta segunda muralla que fue construida durante la edad media tiene una altura de entre diez y doce metros. Sus torres, de forma circular, no son tan altas como las que los galorromanos construyeron originalmente en la muralla interior. En este segundo muro también se utilizaron otros elementos, además de piedra. Esto se hizo con el fin de proteger la ciudad de un modo estratégico.



Esta muralla exterior también destaca por las puertas de acceso que la acompañan. Están situadas en los puntos cardinales del muro. A continuación hablaremos de estas puertas, elementos que tampoco te puedes perder si visitas Carcasona.

Entrada principal a la ciudadela de Carcasona: la puerta de Narbona

La puerta de Narbona se considera la entrada principal al recinto. Se estima que su construcción se dio hacia el año 1280. Dos torres de tres niveles acompañan esta entrada. Dichas torres fueron construidas como elementos defensivos.​​​

La puerta del Aude

La puerta del Aude es una de las torres más protegidas de la muralla. Fue construida en forma de arco de medio punto, con piedra y ladrillo, por motivos defensivos.​​ 

​La puerta de Rodez

La puerta de Rodez está situada al norte, y es una de las más sencillas, aunque también está debidamente protegida.

La puerta de Saint-Nazaire

Esta es la puerta situada al sur de la muralla. La acompaña una torre del mismo nombre.​



Las torres de la muralla

Tambié​n hay que nombrar algunas de las torres más importantes que acompañan esta muralla construida en Carcasona. Algunas de las más importantes son la Torre de Saint Nazaire, de planta cuadrada o la Torre de la Justicia, de planta redonda.​

El castillo condal

Una vez entramos a la ciudad, no podemos perdernos el castillo condal. Está situado al oeste, justo al lado de la muralla externa. El castillo empezó a ser construido en el siglo XII, y se realizaron ciertas modificaciones en el siglo XIII.​

​​Basílica de Saint-Nazaire​

​​

Detalle de la fortificación

​Esta iglesia románica tan famosa de Carcasona, construida a partir de gres, tiene sus orígenes en el siglo XI. Más adelante fue ampliada y restaurada.

 

Únete a la conversación

  • Maristela Benvegnu 24/02/2018 14:35:49
    Muito lindo, lugar maravilhoso gostaria muito de conhecer.

Escribe tu comentario