LYON DE LA MANO DE ANTOINE DE SAINT EXUPÉRY

​​La Sucrière, antigua fábrica de azúcar reconvertida em Museo de Arte Moderno, nos hace un regalo de exposición: Un petit prince p​armi les hommes hasta finales de abril, presentándonos al célebre escritor Antoine de Saint Exupery nacido en Lyon en 1900. Desde Barcelona, Girona y Figueres cada día sale el tren de Renfe-SNCF en Cooperación a las 08:15h destino Lyon​. Para que además de esta fantástica exposición visites una de las ciudades más interesantes de Francia.



Lyon es una ciudad con muchas facetas, desde su alta cocina reconocida a nivel mundial, sus traboules o pasadizos laberínticos, la ciudad del cine por los hermanos Lumière y su festival, y como no la ciudad para pasear al borde del Saona relajadamente. En esta ocasión vamos a viajar a Lyon siguiendo los pasos de unos de sus ilustres personajes: Antoine de Saint Exupéry.

Un Petit Prince parmi les Hommes

​​En esta exposición inmersiva, es su madre quien nos narra la historia de Antoine a través de una mirada tierna y de admiración que siente hacia su hijo. Y es que nos adentraremos en un mundo del que no saldremos ilesos. El recorrido por la exposición nos emocionará y seducirá desde el primer momento. Las salas nos presentan diferentes contextos y episodios de su vida. Una infancia feliz, casi como si de un cuento de hadas se tratara, a pesar de la repentina muerte del padre cuando él solo contaba con cuatro años. 

 
Personajes del cuento Le Petit Prince

Le Petit Prince va a tomar protagonismo y junto con Antoine van a jugar al escondite con nosotros como espectadores, nos creeremos en uno de sus sueños. En las siguientes salas vemos suceder episodios de la vida de Antoine de Saint Exupéry: Su pasión por la aviación ya venía de pequeño pero es en el servicio militar donde aprende a pilotar. 
 


Pilotar le permitió viajar por el mundo

Volar le da la oportunidad de conocer distintos continentes: África, América, Asia. Lo que resulta una fuente de inspiración a la hora de escribir: Correo del Sur, Vuelo nocturno, Tierra de hombres, Piloto de guerra, Carta a un rehén y El principito (1943) que él mismo ilustró y le otorgó fama mundial que perdura a través de las distintas generaciones de lectores. Un cuento, una fábula, una historia imperecedera sobre el amor y la amistad, que quien la lee siempre lleva consigo.










Únete a la conversación

    Escribe tu comentario