HISTORIA, CURIOSIDADES Y RECETA DE LA GALETTE BRETONNE

​​​​De norte a sur, de este a oeste, en Francia cualquier rincón merece la pena. La diversidad cultural, arquitectónica y, cómo no, gastronómica es uno de los grandes atractivos del país vecino. Una variedad que ahora tienes a tu alcance gracias a nuestros trenes de alta velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación. Aunque te parezca muy lejana, incluso la majestuosa Bretaña es fácilmente accesible. Y es que ¡no puedes negar que te encantaría probar delicias como la galette bretonne!

Tienes dos opciones: viajar a tierras francesas y degustar esta maravilla culinaria o prepararla tú mismo en casa. ¡Te contamos todo sobre la galette bretonne para que dejes a tus invitados con la boca abierta!


Historia

La galette tiene su orig​en en los famosos crepes. Si bien estos últimos son una especialidad gastronómica​ que se da en toda Francia, las galettes son oriundas de la región de Bretaña, ubicada al noroeste del país. 



Hay datos de que ya en la Antigua Roma las gentes comían crepes para celebrar la llegada de la primavera y, por ende, de la cosecha que estaba por llegar. Siglos después, la receta tradicional iría evolucionando, añadiéndose nuevos ingredientes como la harina de trigo sarraceno, principal componente de las galettes.

Hasta finales del siglo XIV, no obstante, no surgiría la primera receta de crepes, inspirada en la tradición bretona. No en vano, en este territorio se trataba de un alimento de primera necesidad, como el pan. El paso del tiempo hizo que empezasen a rellenarse con todo tipo de ingredientes, tanto salados como dulces. La variedad es inmensa, pero una de las galettes más populares es la que está rellena de queso emmental rallado, jamón y un huevo frito.

​​

Curiosidades​


Galette Bretonne

Durante varios siglos, la galette fue el alimento principal de los bretones. Curiosamente, el trigo sarraceno crecía sin ningún problema incluso en las tierras menos fértiles De hecho, se llegó a denominar el cereal del pobre porque se convirtió en el sustento de los menos pudientes. 

En Bretaña, a las galettes y crepes hay que añadir una tercera denominación: krampouzh. Según dicta la tradición, estas exquisiteces deben acompañarse necesariamente con sidra artesanal para disfrutar de su sabor en su máximo esplendor.​



Cómo preparar la galette bretonne


Galette Bretonne casera

La receta de la galette bretonne es muy similar a la del crepe convencional. Eso sí, mientras el segundo se elabora con harina de trigo, para preparar una galette aquella debe sustituirse por harina de trigo sarraceno. De ahí la diferencia en el sabor. Estos son los ingredientes que necesitas:​
  • 250 gr de harina de trigo sarraceno

  • Una pizca de sal

  • 1 huevo

  • 500 ml de agua

  • 1 cucharada de aceite de oliva


Mezcla la harina, la sal, el aceite y el huevo con un poco de agua hasta conseguir una masa espesa. Añade el agua que falta y bate bien, con cuidado de que no queden grumos. Deja reposar la mezcla durante al menos una hora.
Pasado ese tiempo, agrega un poco de mantequilla a la sartén y, cuando esté caliente, agrega la mezcla. Cuando esté hecho un lado, utiliza una espátula para seguir con el otro. 

Lo siguiente es añadir los ingredientes. Rompe un huevo sobre la galette, añade el queso y una loncha de jamón. Por último, dobla los extremos hasta obtener una forma cuadrada. ¡Listo!



Únete a la conversación

    Escribe tu comentario