DESCUBRE LOS FLAMANTES APARTAMENTOS DE NAPOLEÓN III EN PARÍS

​Napoleón III fue el único presidente de la Segunda República Francesa y también el último Emperador d​e Francia. A él se le atribuye la profunda transformación que experimentó París en la segunda mitad del siglo XIX. La capital francesa renació y se convirtió en la Ciudad de la Luz que es hoy en día. Uno de los ejemplos más representativos fue el barrio Le Marais, un distrito abandonado que floreció por completo. Pero si algo queda del legado de Napoleón III son sus apartamentos, localizados en el Museo del Louvre. ¡Acompáñanos en este recorrido por sus aposentos! Nuestros trenes de alta velocidad Renfe-SNCF en Cooperación​ conectan París con ciudades como Barcelona, Figueras o Gerona. ¡Sube!
 ​

Lujo y ostentación en el Museo del Louvre



  Los detalles son tan preciosos y únicos, que parece que estemos visitando una zona de exposición del museo - Imágenes de la Wikipedia

El Museo del Louvre es el más grande de Europa​ y uno de los mayores del mundo. Con una extensión de más de 60.000 m2, resulta complicado visitarlo por completo. Entre sus numerosas colecciones y espacios expositores, se encuentran los lujosos apartamentos de Napoleón III.

En concreto, los aposentos del último emperador de Francia se localizan en el ala Richelieu. Desde este lugar, las vistas del Jardín de las Tullerías y de la emblemática Pirámide del Museo del Louvre son espléndidas.

Aunque son conocidos como apartamento​s, la realidad es que estas estancias nada tienen que ver con lo que se nos viene a la mente al pensar en este tipo de viviendas. Los apartamentos de Napoléon III destilan lujo y ostentación en cada rincón. Es más, lo primero que llama la atención es el oro brillante que predomina en cada estancia. Tanto es así que hay quienes consideran este lugar del Museo del Louvre como un Palacio de Versalles en versión mini​.
 


La visita se estructura en torno a diferentes salas. Una de las más destacadas es el Gran Salón, presidido por diferentes pinturas del artista francés Charles-Raphaël Maréchal. Imprescindible es también el comedor, donde el brillo del oro y las lámparas suntuosas vuelven a ser la nota predominante. En el centro de esta sala se ubica una enorme mesa para decenas de comensales, mientras que si alzamos la vista, observaremos que el techo presenta un cielo lleno de exóticos pájaros. Esta pintura es obra de Eugène Appert.

Otro de los aspectos más llamativos son los diversos retratos del emperador Napoleón III y su mujer, la aristócrata española Eugenia de Montijo.

El color rojo en cada rincón



  El rojo es predominante en la estancia, ¡Incluso en los propios cuadros! - Imágenes de la Wikipedia

Además de los detalles ornamentales dorados, otro de los elementos centrales de los apartamentos de Napoleón III es el color rojo. Éste figura en cada una de las salas: en la tapicería del mobiliario, en las cortinas, en las paredes y en las alfombras.

El contraste del rojo con el color oro forman un tándem perfecto para ofrecer una idea de cómo vivía el último emperador de la Dinastía Bonaparte.

 El apartamento de Napoleón III

​​




Únete a la conversación

    Escribe tu comentario