LA CROIX-ROUSSE: DESCUBRE EL BARRIO MÁS BOHEMIO DE LYON

Lyon es una caja de sorpresas que van descubriéndose poco a poco, ya sea atravesando traboules, visitando sus museos, ahondando en sus monumentos renacentistas o ascendiendo hasta la cima de sus colinas. Precisamente en una de ellas se ubica la Croix-Rousse (en español “Cruz Rojiza”), uno de los barrios más pintorescos y, probablemente, más bohemios de esta ciudad inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

Con nuestros trenes de alta velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación tienes muy fácil sumergirte en este y el resto de tesoros de Lyon. Llega en un santiamén desde Barcelona, Girona o Figueres. ¡Te esperamos!

​​



El corazón de la industria de la seda


Seguro que has escuchado hablar de Lyon como capital de la seda. Es más, el barrio de la Croix-Rousse está íntimamente ligado a este hecho, dado que aquí se instalaron la mayoría de los talleres de tejedores de seda. A partir de principios del siglo XIX, entonces, la Croix-Rousse comenzaría a ser conocida como “la colina que trabaja”, en oposición a “la colina que reza”, como se consideraba Fourvière, la otra gran colina de Lyon.

En este barrio aún quedan resquicios de esta época como el museo Maison des Canuts, que relata la forma de vida de los tejedores. Muy interesante es también el edificio Atelier de Passementerie, lugar donde vivían los trabajadores de la seda. Por su parte, una visita a Cour des Voraces te ayudará a comprender las condiciones de vida y trabajo que tenían.

Hoy en día, los edificios que acogían estos talleres se han convertido en modernos apartamentos con grandes ventanales habitado por los más bohemios de la ciudad.

Un jardín inspirado en Gaudí




Imágenes de la Croix-Rousse al atardecer


Uno de los lugares con más encanto de este barrio es, sin lugar a dudas, el Jardín Rosa Mir, creado a mediados del siglo XX por el español Jules Senis en honor a su madre. Se trata de una hermosa y apacible zona ajardinada que inevitablemente recuerda al estilo del arquitecto Antoni Gaudí y el modernismo catalán.

El Jardín Rosa Mir está compuesto por un conjunto de columnas y pórticos adornados con miles de conchas, rocas volcánicas y caracoles en medio de una densa vegetación. Con una superficie de unos 400 metros cuadrados, el jardín es accesible a través del número 87 de la calle Grande Rue de la Croix-Rousse.

​​



Un barrio que respira arte




Lugares de la Croix-Rousse


El espíritu bohemio de la Croix-Rousse queda patente a través de sus restaurantes, bares y establecimientos alternativos que copan cada esquina. Los grafitis, las pinturas murales y el arte son una constante en esta zona, decorando hasta las fachadas de algunas cafeterías.

No en vano, en la Croix-Rousse se halla el impresionante ‘Le mur des Canuts’, considerado el fresco más grande de Europa con unas dimensiones de alrededor de 1.200 m2. El mural retrata esc​enas cotidianas del barrio con todo lujo de detalles.


 ​​


Únete a la conversación

    Escribe tu comentario