CURIOSIDADES DE LYON: SUS PASADIZOS SUBTERRÁNEOS

​​​​​Queremos hablaros de un lado desconocido de Lyon. Hablamos en concreto de los pasadizos de Lyon, una de las joyas más impresionantes de la historia de Europa en general y de la Francia de todas las épocas en particular. Lyon es una de las ciudades más bellas del país galo. Por su historia, por su tradición y por su belleza merece dicho título. Tanto es así que la ciudad en su conjunto fue declarada en 1998 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. 

No es para menos, y de hecho, desde Renfe-SNCF en Cooperación le hemos dedicado ríos de tinta sea mejor conocida. Además, nuestros trenes ofrecen la posibilidad de visitarla partiendo desde varios puntos de España (Madrid, Zaragoza, Tarragona, Barcelona, Gerona y Figueres). Con una frecuencia de hasta cuatro viajes al día, visitar Lyon con Renfe-SNCF en Cooperación es la mejor alternativa. Sin embargo, hoy queremos hablaros del lado oculto de tan hermosa ciudad: los traboules o pasadizos secretos.


Un recorrido mágico y enigmático


 
Algunos motivos para pasear por Lyon

Además de los numerosos reclamos con los que cuenta Lyon, y de los que iremos hablando de nuevo en esta entrada del blog, esta ciudad de ensueño cuenta con otro reclamo oculto a la mayoría de personas. Se trata de una especie de galerías o pasadizos que en la ciudad reciben el nombre de traboules. Son literalmente, travesías ocultas que interconectan toda la ciudad, pasadizos de Lyon. En efecto, durante el siglo XIX dichos pasadizos servían para conectar con mayor fluidez a los fabricantes de telas con los comerciantes que hacían negocios con ellas en sus establecimientos. 

Sin embargo, dichos pasadizos de Lyon tuvieron a lo largo de la historia otras funciones añadidas. En primer lugar, aunque supusieron una gran ventaja para el comercio de telas, también se presentaron como excelentes “escondrijos” para maleantes, para el amor y para las huelgas y revueltas. En efecto, estos pasadizos de Lyon están llenos de vida e historia. Hoy en día hay muchas casas en torno a ellos y a lo largo de su ruta. Es por ello que, si visitamos uno, debemos guardar el máximo respeto y silencio a lo largo de la travesía. 

En el siguiente enlace encontrarás otras formas de visitar Lyon.


¿Cómo encontrarlos?


 
La imponente Basílica de Notre-Dame de Fourvière

Los pasadizos de Lyon o traboules siguen cumpliendo bien con su máxima discreción todavía hoy en día. Es por esta razón por la que resulta difícil encontrarlos. Estaban precisamente diseñados para pasar desapercibidos. Esto ha hecho que muchos visitantes de la ciudad para descubrirlos intenten adentrarse tras cada puerta que sugiera algo de misterio. La situación ha hecho que en muchas casas de la ciudad se cuelgue un cartel donde se deja claro que eso es la entrada a una casa y no a uno de los pasadizos de Lyon.
Hay traboules de distintas épocas, de la Edad Media los más antiguos y de la época del XIX los más recientes. Sus funciones brindaron grandes oportunidades también durante la confrontación de la Segunda Guerra Mundial.

Lo ideal si te apetece visitar estos pasadizos de Lyon es que acudas a una oficina de turismo de la ciudad donde puedan ofrecerte un mapa con la ubicación exacta. Aún así, resultará un juego muy divertido encontrar la pequeña puerta que, tras su acceso te deja entrar en un mundo mágico y angosto. 

Además, estos pasadizos de Lyon son una excelente oportunidad para recorrer el resto de emplazamientos célebres de la ciudad. Por ejemplo, la famosa Basílica de Notre-Dame de Fourvière. Un monumento espectacular que no te puedes perder. En general, Lyon, como toda ciudad con una historia importante a sus espaldas ofrece una gran alternativa para hacer un viaje relajado. Pasear por sus calles es una gozada. Por ello, si eres de los que buscan un lugar realmente fascinante y que te deje sorprendido por su encanto, Lyon es tu ciudad. Además, es también el destino perfecto para viajar con niños. Les encantarán los traboules.





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario