TODO SOBRE LOS MACARONS: CURIOSIDADES Y DÓNDE COMERLOS EN PARÍS

Como cuna de la gastronomía mundial, Francia es hogar de una suculenta selección de postres. Uno de los dulces por excelencia del país galo son, cómo no, los macarons. Estas pequeñas delicias redondeadas atraen primero por sus vistosos colores y segundo por su intenso sabor. Pero ¿qué sabes de estas obras de arte culinarias? En esta ocasión, te contamos algunos de los aspectos más interesantes de los macarons, todo un icono de la gastronomía francesa. Nuestros trenes de alta velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación​ te llevan a los principales destinos del país vecino para que te des un capricho bien merecido.
 

 

 

Origen y curiosidades de los macarons


  
 De todos los tipos y colores, París ofrece una amplia variedad y formas de degustarlos

 
Los macarons son deliciosos pastelitos elaborados a base de harina de almendras, azúcar glas y clara de huevo. Nunca antes unos ingredientes tan sencillos habían dado lugar a algo tan sabroso. 

Se trata del postre por excelencia de Francia, pero, aunque suene contradictorio, la realidad es que su origen es italiano. Es más, este dulce de galleta crujiente y corazón cremoso nació en el siglo XVI en casa de los Médici. Curiosamente, los macarons originales eran de sola una pieza, es decir, no tenían relleno.
En el siglo XIX un molinero los popularizó en Francia, dándoles su toque personal y agregando las dos tapas y el relleno cremoso tal y como conocemos estos dulces hoy en día.

 

 

No cabe duda de la importancia que los macarons tienen en la actualidad en Francia. Tanto es así que hay incluso un museo dedicado a estos pastelitos en la localidad de Montmorillon, a caballo entre Nantes y Lyon​.
Otro hito más en la historia de los macarons fue la introducción de diferentes sabores y colores. Así, dependiendo de si es rosa, amarillo, marrón o verde, por ejemplo, el sabor será a pétalos de rosa, vainilla, chocolate o menta, respectivamente.

 

Los mejores lugares de París para degustar los macarons


 
Los Macarons son el souvenir ideal para conocidos o para disfrutarlos uno mismo

 
Si tienes pensado visitar París​ próximamente, hay un plan que no puede faltar en tu lista: descubrir los mejores rincones donde comer macarons. No en vano, fue en la capital francesa donde se popularizaron primero estos pastelitos, concretamente en la pastelería Ladurée

Este establecimiento abrió sus puertas en el año 1862 y desde entonces se ha esforzado en lograr la excelencia en cada uno de los macarons que elabora. Estas delicatessen están disponibles en multitud de sabores, desde pistacho, violeta o coco a frutos rojos. Se localiza en el número 16 de Rue Royale, a un paso de la Place de la Concorde.


 Los secretos de los macarons

​​​​

​Imperdible es también Pierre Hermé, toda una eminencia en el mundo de los dulces. La selección incluye macarons de nombres tan sugerentes como Ispahan (de rosa, lichi y frambuesa), Yasamine (de mango, jazmín y pomelo) o Montebello (de pistacho y frambuesa).

 
La Maison du Chocolat no solo destaca por su variedad de trufas, pralinés y tabletas de chocolate sino por su amplio surtido de macarons tradicionales y otros más innovadores. Está situada en 225 rue du Faubourg Saint Honoré, a unos minutos del Arc de Triomphe.

 


 

Únete a la conversación

    Escribe tu comentario