20 AÑOS DE AMÉLIE, LA PELÍCULA QUE NOS DESCUBRIÓ EL PARÍS MÁS ENCANTADOR

​​Hace ya 20 años que se estrenaba en los cines de Francia una de las películas que mejor nos han mostrado París, y que más han sabido trasladarnos a algunos de los lugares más encantadores de la capital francesa. Acompáñanos a descubrir con nuestros trenes de Alta Velocidad​ los rincones por donde discurrió “El fabuloso destino de Amélie Poulain”. 



Fue el cineasta francés Jean Pierre Jeunet, conocido por otras obras como “La ciudad de los niños perdidos” o “Alien resurrección”, el encargado de dirigir “Amélie”, título de esta deliciosa comedia romántica protagonizada por Audrey Tatou, en el que es quizás su papel más icónico. 

La película narra las aventuras de Amélie Poulain, una joven camarera con una meta muy clara en su vida: hacer que todas aquellas personas que la rodean sean felices, regalándoles, sin que se den cuenta, la posibilidad de cu​mplir algunos de sus sueños jamás realizados.  

Para ello, recorrerá París en busca de aquellos objetos o personas necesarias para lograr su objetivo. Así, además de iconos de la capital francesa​ como Notre Dame, la Basílica del Sacré-Coeur o el Canal de Saint-Martin, conocidos mundialmente y que se sitúan entre los monumentos más visitados del mundo, hay otros que desde el estreno de la película se han visto convertidos en lugares de visita obligada para los fans. 

El Café des deux Moulins  



El café se ha convertido en un auténtico referente de la película. Fotos de su página de Facebook  

Situada en la Rue Lepic, muy cerca del Moulin Rouge, es la cafetería donde trabaja Amélie, además de ser lugar de trabajo o de paso de algunos de los personajes protagonistas. Desde el estreno de la película, esta bonita cafetería, llena ahora de recuerdos y referencias al film, se ha  convertido en lugar de peregrinación para los visitantes deseosos de fotografiarse o tomar un café en este lugar.   

La Casa de Amélie 

Otro de los lugares que más vemos en el film es la casa donde vive Amélie. Situada también en el barrio de Montmartre​, a escasos 5 minutos del Café des Deux Moulins, allí es donde nuestra protagonista traza sus planes para mejorar la vida de amigos y vecinos. Sin embargo, las escenas en las que aparece el interior del domicilio se filmaron en un estudio, por lo que no se trata de un lugar que podamos visitar para sumergirnos en el universo de la película más allá de contemplar su fachada.  

L´epicerie Maison Collignon 




El establecimiento, aún en funcionamiento, es de visita obligatoria para los fans de la película  

En el número 56 de la Rue des Trois Frères, la misma donde vive Amélie, encontramos la frutería del Señor Collignon. El establecimiento, cuyo nombre real es Marché de la Butte, sigue actualmente en funcionamiento, y mantiene muchos de los detalles y de la decoración que aparecían en la película, por lo que es un buen lugar para visitar si queremos rememorar algunas de sus escenas. 

Palace Video  

​Uno de los personajes más fascinantes de la película es Nino Quincampoix, por quien Amélie siente especial fascinación, seguramente por tratarse de un auténtico soñador, como es ella. Nino trabaja en Palace Video, un sex shop situado en el Boulevard Clichy. El lugar es realmente un establecimiento de venta de productos sexuales, aunque con un nombre distinto, y podemos encontrarlo muy cerca del Moulin Rouge.  


Parada de metro de Abbesses 

Y siguiendo con Nino Quincampoix, viajamos hasta la parada de metro de Abbesses, el lugar en el que Amélie lo encuentra por primera vez. En realidad, estas escenas se filmaron en una parte de la estación Porte des Lilas, cerrada desde 1939, y en la que se han rodado otras conocidas películas como “Paris, je t’aime”. Si queremos visitarla, podemos hacerlo en la calle del mismo nombre, muy cerca del conocido “Muro de los Te quiero” de la capital francesa.  



Aunque, sin duda, lo mejor de muchos de estos lugares es que están ubicados en el precioso barrio de Montmartre
 

Gare du Nord  

Y para despedirnos de esta ruta por algunos de los lugares de París en los que se rodó Amélie, lo hacemos desde una estación de tren, como no podía ser de otra manera. Es en la Gare de Nord donde Amélie coge el tren cada fin de semana para ir a ver a su padre. Construida en el siglo XIX, se trata de la principal estación ferroviaria de Francia​, y con sus más de 200 millones de viajeros anuales, una de las más concurridas del mundo. Catalogada como Monumento Histórico desde 1975, desde aquí parten tanto trenes nacionales como internacionales, entre ellos el Eurostar que cruza el túnel del Canal de la Mancha. 
 





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario