LAS SALSAS MÁS TÍPICAS (Y SABROSAS) DE LA GASTRONOMÍA FRANCESA

​​​​​¿Qué sería de algunos alimentos si no fuera por las salsas que los acompañan? La gastronomía francesa es tan deliciosa y variada que no necesita aderezo, pero hay ciertos condimentos que le dan un toque aún más especial. Nos referimos a las salsas más típicas de Francia, aquellas capaces de alegrar cualquier plato y, por supuesto, ¡al comensal que tenga la suerte de degustarlo!

Te acercamos la cocina francesa a alta velocidad con nuestros trenes de Renfe-SNCF en Cooperación. No tienes más que preparar el equipaje y, sobre todo, ir abriendo el apetito.

En el ámbito culinario, las salsas se encargan de aportar esa última pincelada maestra a los platos. Cada una posee una textura y matices únicos conseguidos a partir de ingredientes básicos como el queso, las hortalizas, el tomate o la mantequilla. Estas son las 5 salsas principales de la cocina francesa. ¡Toma nota!



Mostaza de Dijon


​​Salsa mostaza de Dijon

Originaria de Dijon, ciudad al este del país y capital de la región de Borgoña-Franco Condado, esta mostaza difiere ostensiblemente de aquella a la que estamos acostumbrados. Es una salsa de sabor fuerte que se elabora con semillas de la planta mostaza. Para su preparación, se mezclan estas semillas con vinagre de vino, agua y sal. La mostaza de Dijon es el acompañante perfecto de las carnes.


Rouille



Salsa Rouille

Esta salsa proviene de la región de  la Provenza y presenta un color marrón rojizo. De ahí que se denomine rouille, que significa ‘óxido’. El ingrediente principal es el pimentón, aunque también contiene aceite de oliva, ajo y sal. Su textura es similar al alioli. Este condimento suele ser el aderezo de la sopa Bullabesa, un rico caldo de pescado. 


Béchamel



Salsa béchamel

La béchamel es una salsa utilizada en todo el mundo, aunque su procedencia es francesa. Se prepara a partir del denominado roux, el cual, básicamente, es una mezcla de harina y manteca que se cuece en leche. Para un óptimo resultado, hay que tener cuidado de que no se formen grumos. La clave reside en remover la mezcla a fuego lento y añadir leche poco a poco simultáneamente. Los soufflés o la lasaña son los platos más idóneos para usar esta salsa.


Béarnaise



Salsa Béarnaise

Otra de las salsas que, con más frecuencia, adornan las carnes es la béarnaise. Se trata de un aderezo amarillento elaborado con mantequilla y yema de huevo y que también lleva estragón. La salsa béarnaise es parecida a una mayonesa, pues es de sabor muy suave. Se le atribuye al chef Collinet (quien también es el creador de las patatas soufflé) y fue servida por primera vez en el año 1836 en la región de París.


Velouté



Salsa Velouté

Como la béchamel, la velouté también se prepara a partir de un roux al que se le añade caldo. Además, lleva alcaparras. Si tradujéramos su significado al español, sería algo así como ‘aterciopelado’, como guiño a su suave textura. Suele acompañar a carnes rojas, a los panes y a los huevos.



Como ves, Francia es uno de los destinos en los que el paladar juega un papel prioritario. Súbete a nuestros trenes de alta velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación y tendrás la oportunidad de darte un festín gastronómico sin precedentes.​


Únete a la conversación

    Escribe tu comentario