¿QUÉ VER EN AVIÑÓN DURANTE SEMANA SANTA?

​​​​​Aviñón es, sin duda, uno de los destinos más espectaculares que se pueden visitar en el Sur de Francia. Es una villa medieval de mucha importancia durante ese periodo y, en general, durante los últimos siglos. Concretamente, Aviñón fue una plaza que se disputaron todas las potencias de Europa. Esto se debe a su posición estratégica y a su magnífica disposición defensiva. Hoy en día, cuando todo ese tiempo ha quedado lejos queda, sin embargo, la arquitectura que valió por su encanto a poetas y guerreros por igual. Y es que hay muchísimas cosas que ver en Aviñón . 


En este post aprovechare
mos para comentaros algunas de las más importantes. Nuestra idea es proponeros un plan original y novedoso para la Semana Santa que se avecina. Más allá de los típicos destinos, Aviñón se muestra como un emplazamiento digno de visita por muchos motivos. Entre otras, es una de las ciudades más bellas y asequibles de Francia. En efecto, un viaje a Aviñón ​puede salirnos sorprendentemente barato si seguimos algunas pautas que os diremos a continuación. Entre ellas, donde más notaremos el ahorro será en el viaje. Es aquí donde la alternativa de los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación se nos presenta como la mejor opción. Puede viajarse a ella desde Madrid o Barcelona y bajarse en el mismo corazón de la ciudad en menos de cuatro horas desde Barcelona. Ciertamente, un viaje al pasado más exquisito queda a nuestro alcance por muy poco. 



Lugares que ver en Aviñón ​​

 
​Puente de Bénezet

Sus calles son por sí mismas un monumento en toda regla. A​sí, sin guías ni mapas, ya tenéis un aliciente y una idea sobre qué ver en Aviñón . Su casco antiguo, con la típica disposición medieval en forma de almendra, nos hace revivir un tiempo en el que la defensa de la ciudad era un aspecto crucial. Entre otras cosas, el grosor de los muros que integran toda la ciudad o el color de la piedra que la sustenta y la mantiene en pie, dan un aspecto a Aviñón inconfundible. Hay pocas ciudades en Europa, y en todo el mundo en general, que hayan resistido tan bien el tiempo a la vez que han albergado tanta historia. 

Otro de sus emplazamientos que visitar nos dará una panorámica concreta de lo que venimos diciendo. El puente de Bénezet o puente de Aviñón ​unía la ciudad con el otro extremo de la orilla del Ródano, donde se encuentra Villeneuve-lès-Avignon. Construido en el siglo XII, duró entero apenas cien años. Por los tiempos en los que Aviñón y la Provenza Francesa no pertenecían país galo, un asedio destruyó la mitad del puente. Hoy en día sigue tal como quedó y, más que un puente, es una maravillosa pasarela. Es emblemática por su arquitectura y la pericia con la que fue construida, y nos permite contemplar la grandiosa sencillez de Aviñón y su estilo arquitectónico medieval, fruto de una época de enorme belleza.


​Una ciudad medieval a la altura de la Iglesia de Roma



​​​​​Palacio de los Papas, una mezcla de estilo románico y gótico

La Semana Santa  nos brinda una oportunidad magnífica para conocer esos lugares que debemos ver en Aviñón . Como hemos dicho, es una ciudad histórica de especial relevancia por su vinculación al Papado. Durante el periodo que se conoció como el Cisma de Occidente, existieron dos Papas al mismo tiempo, uno de ellos en Aviñón. No es casual que se encontrara en esta maravillosa ciudad, ya que ofrece uno de los monumentos más destacados en relación con el divino oficio: el Palacio de los Papas. De especial esplendor durante la Edad Media, esta suntuosa construcción cuenta con más de veinte estancias dignas de admiración (el Patio de Armas, el Salón de Audiencias o la Capilla Mayor, entre otras).

La Catedral de Nuestra Señora de Aviñón es fácil de reconocer. La corona una escultura de la Virgen María esculpida en oro. Es el símbolo de la ciudad para los habitantes de Aviñón. Es, sin duda, uno de los edificios que ver en Aviñón. El acceso es gratuito y, ciertamente, merece muchísimo la pena. Para los más aficionados a la historia del arte es un ejemplo único de catedral que mezcla, en una armonía deliciosa, el estilo románico y el gótico, aunque sufrió bastante los embistes de la Revolución Francesa.​

Un viaje maravilloso al deleite​​

 ​
​​El Palacio de los ​​Papas y Aviñón de noche

Como siempre, recomendamos descubrir tranquilamente la ciudad. Dejar que te sorprenda es, sin duda, la forma más interesante de recorrer la villa y descubrir qué ver en Aviñón . Para todo lo demás, viajar lo más cómodo posible se vuelve la alternativa más sensata y placentera. 

En este sentido, los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación hacen posible una ruta al encanto. El placer de viajar y contemplar el paisaje que nos rodea, los maravillosos contrastes, colores y matices de toda la Provenza francesa, son de esas pocas experiencias inolvidables que uno podría soñar en vida. Volver cargado de recuerdos es posible: hasta tres maletas llenas de belleza e historia y una forma ecológica y limpia de viajar al corazón de la Edad Media.


​​​​​​​​

Únete a la conversación

    Escribe tu comentario