¡UN VIAJE BARCELONA PARÍS EN TREN, UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE!

​​Pocas experiencias en la vida son tan gratificantes, enriquecedoras y satisfactorias como la de viajar. Lo que uno descubre durante un viaje entra a formar parte de unos recuerdos que, en muchos casos, perdurarán durante el resto de su vida. 




En Renfe-SNCF en Cooperación siempre hemos creído que, además del destino, es importante disfrutar del trayecto, y nada mejor que un viaje de Barcelona a París en nuestros trenes de Alta Velocidad para demostrarlo. Un viaje en el que, sin bajar del tren, se pueden disfrutar de momentos que harán que nuestra llegada a la capital francesa sea tan solo el siguiente paso de esta inolvidable aventura. Vamos a repasar algunos de estos lugares:


El Túnel del Pertús

El primero de los momentos para el recuerdo que nos espera en este viaje llega cuando todavía no hemos cruzado la frontera. El Túnel del Pertús, con sus 8,3 kilómetros de longitud, separa los dos países que unen nuestros trenes. Antes del paso por el túnel, la comarca de la Selva y los Pirineos de Girona ya nos muestran algunas de las maravillas que este espectacular viaje nos permitirá observar. Llegados al túnel, y tras unos minutos en los que pasamos por debajo de los Pirineos, llegamos a territorio francés, dispuestos a seguir con nuestra siguiente etapa del viaje. 


El Canigó

A pesar de encontrarse en territorio francés, al Canigó tiene un significado muy especial para los territorios de habla catalana, lo que ha llevado incluso a que el gobierno francés le haya cambiado su nombre oficial de Canigou a Canigó, y la describa en su web como una montaña sagrada. Según dicta la tradición, el 22 de junio, habitantes de ciudades y pueblos del departamento de Pirineos Orientales, Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares suben a su cima para encender una hoguera que vigilarán durante toda la noche y que al día siguiente bajarán con antorchas hasta sus lugares de origen, para encender las tradicionales hogueras de la noche de San Juan. 


Los Étangs




Llegamos a uno de los puntos más espectaculares de nuestro viaje. ¡Saca tu cámara o tu móvil y prepárate para tomar muchas fotos!


Dejamos atrás los Pirineos para adentrarnos en un territorio mucho más llano, pero igualmente espectacular. Ya desde antes de Narbona, y hasta que pasemos Montpellier, el tren discurre por una zona entre los “étangs” (o lagunas) y el mar, y en las que podemos observar agua a los dos lados, convirtiendo el momento en uno de los que no se olvidan fácilmente. De todos ellos destaca el Étang de Thau, el más grande de la región, y a cuyo alrededor hay una gran actividad turística y pesquera, con ciudades como Agde, Marseillan o Séte que ofrecen multitud de actividades para los visitantes. Si tenéis la suerte de pasar justo en el momento en que el sol se está poniendo, la experiencia se convierte en todavía más increíble, con el cielo y el agua mezclados en una sinfonía de colores difícil de olvidar. 


La Catedral de Béziers




La Catedral de Béziers vista desde la ventana del tren


Una de las ventajas de viajar con Renfe-SNCF en Cooperación, es la privilegiada situación de las estaciones en los que paran nuestros trenes. Béziers es la prueba perfecta, ya que a nuestro paso por esta ciudad del departamento francés de Hérault, podremos observar su imponente catedral de Saint-Nazaire, uno de los monumentos góticos más importantes de Francia y cuya imponente situación, en lo alto de una colina, hace que sea visible incluso desde la vecina Narbona. 





Los pastos de vacas de la Borgoña




Al pasar por la Borgoña, mira bien por la ventana y verás las típicas vacas de la zona pastando


Después de Valence, última parada antes de nuestra llegada a París, el tren discurrirá entre paisajes de pastos en los que, con suerte, y si afinamos la vista, podremos observar las características vacas de la región de la Borgoña. Entre ellas queremos destacar la raza charolesa, que debe su nombre a la ciudad de Charolles, principal lugar en el que podemos observarlas. 


 


Y mientras nos despedimos de nuestras amigas charolesas, y de los increíbles campos de la región de la Borgoña, encaramos la recta final de nuestro viaje a París, una ciudad que nos espera con los brazos abiertos y que, nada más bajar del tren, ya nos impresionará con lugares como la Gare de Lyon, parada final de nuestro viaje.



Únete a la conversación

  • Antonio Erades 10/10/2018 8:44:29
    Me gustaría hacer el viaje
  • Joaquin Juliá Hortelano 09/11/2018 19:49:03
    No consigo poder acceder a hacer ninguna reserva para paris.
  • Renfe-SNCF en Cooperación 12/11/2018 9:11:14
    Hola Joaquin, acabamos de consultar en nuestra web y si que hay plazas para viajar por 35€ a París. Te copio el link y ya verás como puedes encontrar este precio a partir del 20 de noviembre: https://www.renfe-sncf.com/es-es/a-donde-te-llevamos/ventajas-de-viajar-con-nosotros/Paginas/Calendario-Precios.aspx?d=BST&a=PLY&bd=19/11/2018&ed=31/12/2018&iv=True&ad=1&ni=0&jv=0&sn=0&o=home

Escribe tu comentario