DE MARSELLA A PORQUEROLLES

¿Sabías que a pocos kilómetros de Marsella se encuentra una de las islas más paradisíacas de todo el Mediterráneo? Es la espectacular isla de Porquerolles, ubicada frente a la costa francesa. Te proponemos descubrir la isla, haciendo una ruta desde Marsella a la cual llegamos gracias a los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación desde Barcelona y Madrid. 

Reseguir la costa y descubrir bellos y pintorescos pueblos que harán de este viaje una experiencia que hay que vivirla. ¿Nos acompañas?


Calas de ensueño

Saliendo hacia el sur en dirección a Porquerolles, nos encontramos con las espectaculares calas del Parque Natural de “Les Calanques”.  Estas pequeñas calas forman una sucesión de blancos acantilados calcáreos que se precipitan sobre el agua turquesa, convirtiéndolos en uno de los paisajes naturales más escarpados y abruptos del Mediterráneo.

La más conocida de las calas es la de Port-Miou, donde los acantilados llegan a adentrarse hasta un kilómetro y medio dentro de la costa. Es un lugar perfecto para hacer senderismo y donde la cámara de fotos es más que obligada para inmortalizar el espectáculo natural.



Vista general de las Calanques de Port Pin y Sormiou

Cassis

El pueblo que encontramos en pleno parque natural es el de Cassis, un pintoresco y bello pueblo pesquero desde donde puedes divisar unas espectaculares vistas de la Costa Azul. Si eres de los que el turismo de masas te resulta agobiante, te recomendamos que realices el viaje fuera de la época estival para poder disfrutar de la belleza del lugar y del Cap Canaille, un acantilado cercano que es el más alto de Europa. Cassis es también conocida por dar nombre al popular licor elaborado con frutas silvestres y de sabor anisado.



Vista del puerto de Cassis

La Ciotat

Siguiendo nuestra ruta hacia el sur nos encontramos La Ciotat, una de las principales poblaciones costeras de la zona y famosa por dos hechos históricos. En 1895 los hermanos Lumière, creadores del cinematógrafo rodaron “La llegada de un tren a la estación de la Ciotat” que, según cuentan las crónicas causó tal impacto en los espectadores al ver que un tren salía de la pantalla, que huyeron aterrados del lugar donde se proyectaba. El otro hecho histórico es que los amantes de la petanca, tienen en La Ciotat, su “Meca” particular, ya que es aquí en 1907 donde se inventó.



Puerto de la Ciotat

Toulon

Acercándonos hacia nuestro destino, no podemos prescindir de visitar Toulon, la principal ciudad de la zona y su capital comercial. Aunque no es una ciudad especialmente turística, en la rada de Toulon se encuentra la base militar naval más importante de Francia y que ha provocado un aumento sensible de turistas que desean visitarla. En sus costas empezó su carrera profesional como submarinista, el legendario Jacques-Yves Cousteau.



Vista panorámica de Toulon


Nuestro destino final

Desde Toulon podremos subir a bordo del ferry que nos conducirá a Porquerolles, la isla principal del archipiélago de Hyères. Esta isla tiene un encanto especial porque debido a su belleza se ha declarado Parque Natural y las normas de estancia son rígidas para preservar este paraíso mediterráneo.
Sus playas de blanca arena fina y aguas cristalinas, sumado a una frondosa vegetación son perfectas para desconectar y relajarse, pudiendo practicar diferentes deportes náuticos o simplemente pasear por la costa.



Vista panorámica de Porquerolles


Únete a la conversación

    Escribe tu comentario