DESCUBRIENDO FOURVIÈRE, LA COLINA MÁS MÁGICA DE LYON

Visitar la colina de Fourvière supone volver a los orígenes de esta bella ciudad francesa. La historia de Lyon arranca precisamente en este lugar, donde los romanos la fundaron, bajo el nombre de Lugdunum, hace más de 2.000 años. En la actualidad, Fourvière es visita obligada, una montaña cuya cima recompensa de sobra el camino andado.​​

Lyon es uno de los destinos a los que llegan nuestros trenes de alta velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación. Te llevamos desde Barcelona, Girona y Figueres para que puedas descubrir todos los secretos de esta enigmática colina. 

Qué ver en la colina de Fourvière


Basílica de Notre-Dame de Fourvière

Hay dos maneras de alcanzar la cima de esta montaña. Una de ellas es hacerlo a pie, por lo que se requiere un poco más de tiempo y, sobre todo, esfuerzo. La segunda es coger el metro hasta la estación Vieux Lyon y, posteriormente, continuar en el teleférico. Una vez en la colina, es el momento de empezar a descubrir sus tesoros.

La Basílica de Notre-Dame de Fourvière es lo primero que llama la atención. Se trata de un templo construido en el último tercio del siglo XIX en honor a la Virgen María. No en vano, es precisamente una estatua de la Virgen la encargada de coronar la basílica. Es posible que su exterior sea un tanto sobrio, no así como su interior, de estilo bizantino.


Vistas de la torre metálica de Fourvière​


La siguiente parada puede ser la torre metálica, que se alza imponente como un guiño a la Torre Eiffel. No en vano, existe un rumor que atribuye su diseño a Gustave Eiffel, si bien lo cierto es que su verdadero autor fue el arquitecto Eugène Collonge. Esta torre se edificó en​ el año 1894 coincidiendo con la Exposición Universal de Lyon y, hoy en día, es la antena de radio y televisión. Gracias a la colina, se eleva unos cuantos metros más que la Torre Eiffel, lo que llena de orgullo a los habitantes de Lyon.


​​​​​
Viajar a los orígenes de Lyon será cuestión de solo unos pasos, exactamente hasta que llegues a las ruinas romanas. Este sitio arqueológico se localiza en la zona sur de la colina de Fourviére, donde encontramos algunos puntos de interés como el Museo de la Civilización Galo-Romana de Lyon, el teatro romano o el odeón. Visitar este lugar es imprescindible para comprender la historia de la ciudad.


Ruinas romanas del teatro de Fouvière

La colina también acoge algunos jardines estupendos para desconectar del bullicio de la ciudad. Nos estamos refiriendo a los jardines del Rosaire, un entorno de lo más apacible situado en el interior del Parque des Hauteurs donde caminar entre el colorido y el aroma de las rosas.

Por último, la colina de Fourvière es uno de los mejores sitios de Lyon para admirar la grandeza de la ciudad. Su cima arroja unas vistas espectaculares que merecen la pena en cualquier momento del día.



Únete a la conversación

    Escribe tu comentario