MARSELLA Y LA TRADICIÓN DE SU JABÓN

​​​​​​​​​Son muchas las historias que se oyen sobre el jabón de Marsella, y es que resulta inevitable visualizar esta ciudad y no pensar en pequeños moldes liláceos de aroma inconfundible. Súbete a uno de nuestros trenes y déjate cautivar por esta ​​tradición. Si eres un apasionado de la cultura, las tierras de la Costa Azul prometen una experiencia inolvidable que seducirá todos tus sentidos.

No conoces Marsella hasta que conoces su historia y la de su famoso jabón. A continuación te contamos los orígenes de este producto y por qué es tan apreciado tanto por los habitantes como por los turistas:



UN POCO DE HISTORIA

 
Jabón de Marsella

Los orígenes de este famoso producto se remontan al 1371, año en que se registra la primera venta a manos del pionero del jabón en Marsella, Crescas Davin. Ya en la Antigüedad se mezclaban aceites y cenizas con agua y, a modo de jabón, se utilizaban tanto para remedios como para cosmética; pero no es hasta la Edad Media cuando empieza a utilizarse para lavar la ropa añadiendo sos​​a cáustica a la mezcla. En el s. XVI las fábricas dejan atrás el proceso artesanal, se perfeccionan las técnicas y la industria del jabón empieza a tener una presencia considerable en la Provenza. Los artesanos utilizan ingredientes de la tierra para fabricar el producto: sosa, Camarga y olivasA principios del s. XVII, la producción de estas fábricas marsellesas apenas puede satisfacer la demanda de la ciudad y de la zona. Incluso el puerto de Marsella recibe jabones procedentes de Génova​ y Alicante

En 1688 Luis XIV promulga el edicto Colbert, que introduce regulaciones para la fabricación del jabón de Marsella, por lo que a partir de aquél momento sólo se utilizaría aceite de oliva puro, garantizando un estándar de calidad y asegurando el renombre de los jaboneros de la ciudad. Esto convertiría la ciudad de Marsella en la puntera de la industria. 

A lo largo del s. XVIII la producción se multiplica gracias a la mecanización, pasando de siete a más de setenta fábricas. Sin embargo, el bloqueo inglés del puerto detiene la importación de materias primas, por lo que se dedican más fábricas a la obtención de uno de los componentes a partir de la sal marina. Además, tras el aumento de precios del aceite de oliva, se empiezan a utilizar otro tipo de aceites como el de colza, de lino y de sésamo.

La introducción de múltiples procesos técnicos, del blanqueamiento del aceite de palma y la creación de laboratorios especializados en la cocción del jabón, favorecieron una todavía mayor expansión del jabón de Marsella.

Con el estallido de la segunda guerra mundial, se bloquea el abastecimiento desde España y Marsella abastece el norte de Francia y distintos compradores de Holanda, Alemania e Inglaterra. A pesar de esto, los años sucesivos son bastante desastrosos.

A raíz de la introducción del jabón moderno la producción del marsellés disminuye considerablemente. Hoy en día sólo quedan 4 jabonerías repartidas en dos ciudades: Marsella y Salon-de-Marsella.
Aún y así, a partir de los años 80 del s. XX y hasta la actualidad, el jabón de Marsella resurge con fuerza basándose en la tradición. Se enaltecen las virtudes de este producto natural y biodegradable, que a día de hoy se encuentra en todas partes: tiendas de productos provenzales, jabonerías, mercados, tiendas de productos cosméticos, etc.


EL SECRETO DEL JABÓN


Jabón de Marsella

El auténtico jabón de Marsella tiene forma de cubo de 600 gramos, dependiendo de si está hecho con aceite de oliva tendrá tonalidad blanca o verde, bajo la indicación “EXTRA PURO 72% de ácidos grasos”. La denominación de “Jabón de Marsella” es de origen totalmente libre, a día de hoy se pueden encontrar muchos productos, pero pocos son libres de colorantes, conservantes, perfume o grasas animales como el original. Se trata de un jabón que se puede utilizar a diario sin ningún problema, y es más económico que el tradicional, además de durar casi el doble. Entre sus bastos beneficios dermatológicos, y dejando aparte los conocidos usos domésticos, destacan sus propiedades dermatológicas y ecológicas.

Al ser hipoalergénico, desinfecta y cura las heridas, y es comúnmente recetado por dermatólogos en casos de eczema. También es utilizado en el hammam para exfoliar y dejar la piel satinada, como dentífrico para curar las encías o incluso para afeitado, aprovechando su espuma. Lavar la ropa de los niños con este producto reduce el riesgo de irritaciones y alergias.

Según los habitantes de la Provenza, colocar este jabón en los pies de la cama sirve para prevenir resfriados y calambres.


SEDUCIENDO AL VIAJERO


Jabón de Marsella

El precedente histórico y el hecho de ser un producto fabricado según la receta tradicional, puro, natural, biodegradable y respetuoso con el medio ambiente, tiene una gran repercusión en el turista que visita Marsella. No sólo por sus utilidades sino también por su forma característica y artesanal enamoran al turista casi obligándole a adquirir cierta cantidad.

Con incontables colores y aromas, representa una auténtica perdición para los amantes del jabón. El jabón vegetal blanco suele presentarse con aromas de jazmín, lavanda, leche, limón, miel, rosa… mientras que el jabón de oliva suele aparecer con matices de algas, arcilla, lavanda, manzana, menta, pino, romero…
Las combinaciones no tienen límites, y puedes encontrar incluso combinaciones de chocolate, magnolia, melón, própolis y hasta vino.



 

Únete a la conversación

  • Laura 22/10/2015 11:47:41
    El jabón de castilla, es exactamente igual, no tiene nada que envidiar al de Marsella. También se ha modernizado haciendo muchas variedades. Con el llamado "proceso en frío" lo puede hacer cualquiera en su casa, reciclando y colando el aceite usado. Es una manera excelente de aprovechar ese aceite, evitando que vaya por la fregadera, y de hacer un jabón de verdad, como el de antes, sin colorantes, conservantes, blanqueantes, perfumes químicos, etc... Hay muchos tutoriales por Internet, yo empecé hace unos 8 años, y es la mejor idea que he tenido en mi vida, ahorro en jabón de manos, de ducha, para fregar, limpiar la ropa (queda estupenda), como jabón cosmético, etc...
  • Renfe-SNCF en Cooperación 20/04/2017 10:37:30
    Buenos días Diego! Muchas gracias por tu interés pero lamentamos comunicarte que Renfe-SNCF en Cooperación gestiona únicamente los trenes de Alta Velocidad entre España y Francia. Un saludo!

Escribe tu comentario