EL MUSEO FABRE DE MONTPELLIER

​​Si necesitabas motivos para visitar Montpellier, aquí tienes uno más. Descubrir uno de los museos más importantes de Francia y que alberga más de 900 piezas entre esculturas, pinturas y otras obras de arte. Súbete al tren y prepárate para disfrutar de una jornada inolvidable en el Museo Fabre. ¡Nosotros te dejamos a dos pasos!




¿Quién fue François-Xavier Fabre?

La persona que da nombre al museo fue un pintor nacido en la ciudad y que durante su carrera se especializó en temáticas históricas. Fue en la etapa en la que vivió en Florencia, durante la revolución francesa, cuando adquirió mayor fama, y cuando cosechó amistades como la de Vittorio Alferi, uno de los mayores poetas italianos de la época, y cuya esposa, la princesa Louise de Stolberg-Gedern, donó su fortuna a Fabre antes de morir. 

Fabre utilizó parte de esta herencia para adquirir una amplia colección de arte, colección que antes de su muerte, en 1837, donó a la ciudad, y que sirvió como base para lo que hoy es la pinacoteca del museo Fabre. 




El interior del museo 


El museo Fabre

Situado en pleno centro de Montpellier, muy cerca de la Plaza de la Comedie, y justo enfrente del Parque Esplanade Charles-de-Gaule, el Museo Fabre constituye uno de los principales atractivos turísticos de esta bella ciudad del sur de Francia. 

Inaugurado por el propio pintor en 1825, ha sufrido varias remodelaciones en sus casi 200 años de historia, y además de pinturas del propio Fabre, alberga pinturas de otros importantes artistas franceses e internacionales como Delacroix, Zurbarán o Monet. También es destacable la presencia de cerámicas de la época griega, o esculturas y dibujos de diferentes épocas y artistas.

Además de estas colecciones permanentes, el museo organiza exposiciones periódicas de carácter temporal. entre las que podemos visitar en la actualidad queremos destacar la que hasta el próximo 2 de septiembre, nos permite descubrir los diferentes trabajos de restauración de algunas de las obras del museo, y los secretos más destacables que estas tareas han revelado. 




Algunas de las salas del Museo Fabre


Cuando visitar el Museo Fabre

Siempre es buena época para descubrir el Museo Fabre. Situado a apenas un kilómetro de la estación de tren Gare de Saint-Roch, visitarlo nada más bajar del tren constituye uno de los paseos más agradables que podemos hacer por Montpellier,  y nos permite pasar por algunos de los lugares más más atractivos de la ciudad. Encontrarse con el tranvía, subir por la Rue de Maguelone hasta llegar a la Place de la Comédie, o recorrer el Parque Esplanade Charles-de-Gaule, harán que nos enamoremos todavía más de una de las ciudades con más encanto del sur de Francia.




Algunas de las obras que se pueden admirar en el Museo Fabre


Como muchos otros de Francia​, visitar el Museo Fabre puede hacerse de manera gratuita el primer domingo de cada mes. También pueden acceder gratuitamente los menores de 18 años que residan en la ciudad o en alguno de los municipios que forman la Montpellier Mediterranée Métropole, y los menores de 26 años que presenten el carnet de estudiante, residan en la zona o no. 




Y si te gusta tomar fotografías no te preocupes, en el museo están permitidas, y no tendremos que dejar la cámara o esconderla. Eso sí, lo único que nos piden es que no utilicemos el flash, para preservar tanto las obras como para no molestar al resto de visitantes. 




La entrada al Museo Fabre


Montpellier ha sido desde siempre una ciudad activa, dinámica e interesada por la cultura y el arte. Además de descubrir su vida nocturna, o los encantos de algunos de sus lugares más conocidos del lugar, visitar Montpellier puede ser la excusa perfecta para adentrarse en uno de los museos más reconocidos de Francia. Y recuerda que con los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación, en menos de tres horas desde Barcelona, estarás ya admirando alguna de las obras de esta joya de la ciudad. 




Únete a la conversación

    Escribe tu comentario