MONTPELLIER Y SU ENCANTO DURANTE LA SEMANA SANTA

​​Montpellier es una ciudad situada en el Sur de Francia. Cuenta con un casco histórico de inigualable valor. Es un recorrido muy cercano que, después de pocas horas de trayecto, podremos disfrutar gracias a los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación. 

Además de su rapidez nos ofrecen puntualidad y la posibilidad de llegar al centro mismo de esta preciosa ciudad. Y como la Semana Santa este año se presenta más larga de lo habitual, hemos decidido dedicarle un post a esta maravillosa ruta que une Madrid y Barcelona con la maravillosa frecuencia de hasta seis trenes al día. Si aún no sabéis qué destino visitar en Semana Santa y os apetece cambiar un poco de aires viajando a un destino asequible, bonito y original, no os perdáis nuestra guía por Montpellier. ​


Cosas que no puedes perderte en Montpellier



La Plaza de la Comedia

Montpellier tiene un origen estrictamente medieval. Es una ciudad “joven”, cuya fundación se remonta al siglo VIII d.C. Esto nos da una pista acerca de su encanto. Podemos garantizaros que cualquier ciudad de Europa de origen, importancia y reminiscencias medievales, hará las delicias de cualquier visitante. Esto se debe, en primer lugar, al encanto que suelen poseer estas ciudades gracias a un material tan vistoso, estético y hermoso como la piedra. Las calles adoquinadas de Montpellier y sus edificios ofrecen unos colores inconfundibles a quien las recorre. Por tanto, os sugerimos que nada más llegar a la estación de Montpellier os dejéis llevar por un paseo hasta el hotel. Con toda seguridad os quedará cercano y os recordamos que, como podéis llevar hasta tres maletas, seguramente sea un buen pretexto para, de camino, echar un vistazo a los recuerdos que os queréis llevar. 

La Plaza de la Comedia (Place de la Comédie) está situada muy cerca de la Catedral. Igualmente, este emplazamiento ocupa un lugar destacado en el centro de Montpellier. En ella se encuentra la ópera y distintos cafés de época que, sin duda, merece la pena visitar. Esta plaza nos ofrece la posibilidad de conocer de cerca el encanto del Sur de Francia, fundamentalmente compuesto por tres factores que le dan ese típico encanto: su luz, sus colores y su clima. Parece que las 3 Gracias de la fuente que adorna la plaza se encargaran de recordárnoslo. Cualquier época del año es buena para visitar el benévolo sur y, de hecho, la Semana Santa promete mostrarnos la Plaza de la Comedia lista para disfrutar en ella de todos los encantos de Montpellier. 



Catedral de San Pedro ​

La Catedral de San Pedro (o Saint Pierre) es nuestra primera sugerencia, por lo monumental de su apariencia. Es el corazón del centro de Montpellier. Situado en una zona peatonal, el Escudo, invita a recorrerla y contemplarla en toda su majestuosidad. Dicha apariencia ofrece una mezcla única de distintos estilos arquitectónicos y artísticos. Esto se debe a las numerosas modificaciones que ha ido sufriendo a lo largo del tiempo. El resultado es una de las catedrales más espectaculares y originales que pueden visitarse en Europa.

El casco histórico de Montpellier, conocido como Citadelle, ofrece unas callejuelas, rincones y arcos suspendidos sobre pequeños senderos de piedra que, sin duda, no podremos olvidar. Su disposición típica del medievo, con callejuelas estrechas y retorcidas en torno al centro ofrecen la vista de un cuento de hadas. Por ellas podremos ver algunas tiendecitas donde se pueden encontrar productos típicos de la zona. Tiendas de artistas, artesanos, boticarios o libreros nos ofrecen un panorama ciertamente acogedor. Por ello, en Semana Santa, cuando se tiene tiempo de verdad para conocer el encanto íntimo de una ciudad, Montpellier es, sin duda, un destino perfecto.


Montpellier

Estos sitios que ver en Montpellier, su encanto, su historia y su originalidad hacen de esta villa un destino ideal para todos los amantes del disfrute. Hay, además, otros encantos y actividades en Montpellier de los que ya hablamos en otras entradas. Y no sólo por lo que podamos ver, sino también por la forma de viajar que podremos disfrutar. Hay quien dice que lo mejor del viaje no es el destino, sino el camino. En este sentido, los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación colaboran para crear un viaje de ensueño. 

Viajar de una manera rápida, puntual, sencilla, ecológica y sin los costes que suelen acarrear otro tipo de transportes, es posible. Con hasta 6 trenes al día, la experiencia de disfrutar de Montpellier se nos muestra como un placer al alcance de la mano. En un viaje directo y sin transbordos desde Madrid o Barcelona, la unión de Francia con España es ya una realidad fructífera. 


Y viajar con Renfe-SNCF en Cooperación hace que podamos olvidarnos de todo lo demás y disfrutar el viaje por uno de los paisajes más bellos de Europa, el del Sur de Francia, donde Montpellier ocupa, sin duda, un lugar destacado.​


Únete a la conversación

    Escribe tu comentario