"MA VIGNE EN MUSIQUE" EN NARBONA: REGRESA EL CÉLEBRE FESTIVAL DE MÚSICA CLÁSICA ENTRE VIÑEDOS

​​​​Cuando los placeres de la vida son varios, mucho mejor disfrutarlos juntos que por separado. Este es el punto de partida de ‘Ma vigne en Musique’, un festival​ de música que este 2019 celebrará su cuarta edición en Narbona. Su propuesta es irrechazable: combinar la magia de la música clásica con la afición por el vino. Esto significa trasla​dar los conciertos a espacios tan peculiares como los viñedos y coronar cada sesión con degustaciones de vinos en célebres bodegas. Con una premisa así, nada puede salir mal. 

¡Del 5 al 21 de abril no hagas planes! Sube a nuestros trenes de Renfe-SNCF en Cooperación, que te llevamos a alta velocidad a Narbona para que disfrutes de todos sus atractivos.



Un festival que ha crecido a pasos agigantados



El festival es la ocasión perfecta para acercar  la música clásica tanto a los más pequeños, cómo a los mayores - Imágenes de su página de Facebook

Este festival nació en el año 2016 auspiciado por el pianista francés Cyril Guillotin. Sus orígenes, a pesar de ser recientes, nada tienen que ver con lo que es varias ediciones después. Este evento de música clásica arrancó con un único concierto y, tres años después, ofrece una nutrida agenda que incluye 10 conciertos, 20 artistas de talla internacional y 4 localizaciones.

El concepto de ‘Ma vigne en Musique’, además, es absolutamente innovador, pues se trata de acercar la música clásica a espacios emblemáticos. Y no hay nada más autóctono que los viñedos que rodean Narbona, una tierra con una extensa tradición vitivinícola. Así, el festival ha conseguido crear una hermosa fórmula que combina los placeres musicales con otro de los grandes tesoros del país: el vino.

Lo que te espera en esta edición 2019



 Un evento así solo se puede celebrar en un edificio tan histórico y elegante como el Palacio de los Arzobispos - Imágenes de su página de Facebook

El epicentro de este evento volver​á a ser el Palais des Archevêques o Palacio de los Arzobispos de Narbona. Este edificio, que hoy en día acoge el Ayuntamiento, llama la atención por sus diversos torreones. Con esta localización clave, la música clásica inundará el corazón de Narbona.

Por su parte, cada fin de semana, los conciertos se trasladarán a los viñedos: Château Le Bouïs, Château de Marmorières y Château Pech-Céleyran. Todas ellas son bodegas de reconocido prestigio que se encargarán de brindar un entorno exótico a cada sesión.



El primer fin de semana (del 5 al 7 de abril) estará dedicado a los sonidos del violín. Para ello, el festival contará con la presencia de las hermanas Sarah y Deborah Nemtanu. ‘Sur la route des Balkans’ y ‘Grandes pages pour violon et piano’, esta última pieza interpretada por las violinistas junto a Cyril Guillotin, serán los platos fuertes.

El segundo fin de semana (del 11 al 14 de abril), el piano será uno de los grandes protagonistas. Los músicos Quatuor Yako, Damien Ventula, Gaspard Dehaene o el pianista Bruno Rigutto serán algunos de los artistas que deleitarán a los presentes con su virtuosismo.

El tercer fin de semana (del 19 al 21 de abril) recogerán el testigo la Orquesta de Cámara de Toulouse, el acordeonista Pascal Contet y el pianista Geoffroy Couteau, encargándose de poner el broche final al festival.





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario