LA PLAYA DE SÈTE TODA UNA EXPERIENCIA EN EL SUR DE FRANCIA

​​Entre Narbona y Montpellier se sitúan las playas  de Sète. Son maravillosos enclaves naturales donde podremos disfrutar del verano más atractivo del Sur de Francia. De paso, es una maravillosa ocasión para visitar dos de las ciudades principales del país galo y otros pueblos con mucho encanto de la región de Agde. ​

Renfe SNCF en Cooperación te ofrece la posibilidad de viajar de una manera sencilla, rápida, limpia y cómoda a uno de los parajes más sugerentes y encantadores de toda Europa. En Renfe SNCF en Cooperación tenemos un firme compromiso con tu bienestar y tu puntualidad. Por ello, queremos darte la posibilidad de pasar unas vacaciones diferentes: en el corazón mismo de las playas de Sète. 


Playas de Sète: más que un sitio de baño



Numerosos entretenimientos para todos

La playas de Sète, además de lo hermoso de sus vistas ofrece multitud de entretenimientos. En ellas todo está dispuesto para que pasemos un tiempo lo más agradable y ameno posible. En efecto, este pequeño pueblo (antaño de pescadores) ofrece gran variedad de ocio y entretenimiento en sus playas. En ellas podremos realizar toda clase de actividades acuáticas tales como skysurfing, telesquí, paseos en embarcación, en moto de agua, etc. Existe una oferta más que variada de la que podremos disfrutar. 


Un entorno privilegiado



Un paseo en góndola por Sète

Además de sus playas, Sète posee un precioso conjunto arquitectónico. Toda la ciudad está atravesada por canales, por lo cual nuestro paseo por ella se hará de una forma muy sugerente. Esto se debe a que, en realidad, la villa de Sète es una isla. Aunque está unida a tierra firme por una serie de pasarelas que la han convertido en una península, en origen estaba formada como un territorio de origen volcánico. Su disposición por tanto es muy parecida a la de Venecia: una ciudad que nace encima de donde muere el mar. Esta es una de las razones por las que Sète ha sido una ciudad de gente apegada al mar. Su actividad principal consistía en la pesca y el comercio, sin duda favorecidas ambas por la situación semi-insular de Sète. 


Otro aliciente de las playas de Sète

Tal y como hemos dicho, Sète tiene una larga tradición pesquera. Ha sido tradicionalmente un pueblo de comerciantes y pescadores. Esto se debe a que la calidad de sus mariscos es extraordinaria. Famoso en todo el Mediterráneo, el marisco que puede ofrecernos la zona es ciertamente espectacular. Podremos degustarlo en cualquiera de los restaurantes y hoteles que salpican la zona. Esto último es otro motivo de peso: Sète cuenta con hoteles, alojamientos, actividades oportunidades para todos los gustos y bolsillos. En efecto, a lo largo de sus trece kilómetros de playas Sète​ posee una oferta es muy variada. Quiere decir que todos encontraremos el sitio que mejor se ajuste a nuestras preferencias. 


Agde: la perla negra del Mediterráneo



Barco atracado en el puerto de Agde

Otros pueblos de la zona de Agde es el mismo Agde. Situado al final de los trece kilómetros de playa de Sète es quien da nombre a toda la región. No es para menos, ya que desde tiempos de Roma este emplazamiento se mostró como un sitio crucial, en lo estratégico y lo económico. Agde es llamada “La perla negra del Mediterráneo” debido a que, como Sète pertenece a dominio volcánico. Está atravesada de canales que nos permiten disfrutar del típico y precioso color de todo su conjunto emblemático. 

Otros emplazamientos cercanos



Montpellier y su encanto

Otra ventaja más que tienen las playas de Sète y su localidad es que nos dan la posibilidad de visitar todo el entorno. El cabo de Agde se sitúa entre Narbona y Montpellier. Ambas ciudades (dos joyas del Sur de Francia) nos quedarán realmente cerca. Además, toda la zona está muy bien conectada, por lo que no habrá inconveniente en hacer desplazamientos entre los distintos sitios. Sobra decir que si estás pensando alojarte en Montpellier, por ejemplo, igualmente puedes visitar las playas de Sète y viceversa. 

Por todos los motivos expuestos y por muchos otros que siempre es mejor que descubráis en persona, la zona de Agde en general y las playas de Sète en particular suponen una grandiosa alternativa para cualquier época del año, sobre todo el verano. Con Renfe-SNCF en Cooperación podréis visitar la villa de Agde, Montpellier, Narbona y por supuesto Sète y sus playas. 




Únete a la conversación

    Escribe tu comentario