5 RAZONES PARA IR HASTA VALENCE

​A tan sólo de 4 horas de Barcelona se encuentra la localidad de Valence. Conocida como la puerta de los Alpes, ​seduce por su apasionante estilo de vida, con terrazas a la sombra de los plataneros y exquisitas especialidades gastronómicas. Trasládate al centro de esta hermosa ciudad con los trenes de Alta Velocidad de Renfe-SNCF en Cooperación y déjate sorprender por sus antiguos barrios y canales.

Instalados hace más de 2.000 años entre Lyon y Aviñón, los romanos bautizaron la ciudad como Valentia, “ciudad vigorosa” en latín. Situada estratégicamente entre mar y montaña y construida en terrazas en la orilla izquierda del Ródano, mantiene el encanto y la autenticidad de siglos atrás. A continuación te damos 5 razones por las que merece la pena ir hasta Valence:


1. LA CATEDRAL DE SAINT-APPOLINAIRE

 

Vista de la Catedral de Saint-Appolinaire

En pleno s. XIX y en medio de la plaza des Ormeaux, se construye la Catedral de Saint-Appolinaire, la cual fue consagrada en 1095 por el Papa Urbano II y constituye a día de hoy la iglesia principal de Valence.
El propio Napoleón Bonaparte asistió a misa en esta Catedral en 1785 e incluso el corazón del Papa Pio IV descansa en uno de los monumentos hechos con mármol de Canova.
En el estilo de su arquitectura se mezclan varios procesos artesanales de la región. El campanario fue destruido por una tormenta y la capilla lateral se sumó al conjunto en el s. XV. También forma parte del complejo un deambulatorio que permite el paso de los peregrinos que realizan el conocido Camino de Santiago de Compostela.


2. LA MAISON DES TÊTES (La Casa de las Cabezas)



Vsita de la Maison des Têtes

Uno de los lugares en los que ha dejado huella la historia de la ciudad es la Casa de las Cabezas, un magnífico ejemplo de arquitectura del s. XVI, recinto plagado de gárgolas y santos.
Construida en 153, esta vivienda renacentista debe su nombre a diversas cabezas de gran tamaño (têtes) esculpidas en relieve en su fachada: los Vientos, la Fortuna, el Tiempo y figuras emblemáticas como la Teología, la Medicina o el Derecho.
Destaca por una decoración única en pleno corazón de la antigua Valence. En el exterior se conserva una placa conmemorativa en honor a Napoleón, quien estuvo en el propio recinto medieval.


3. EL MUSEO DE ARTE Y ARQUEOLOGÍA 



Museo de Arte y Arqueología

Donde en su día se levantaba el palacio episcopal (s. XVIII) actualmente se aloja este museo de riqueza cultural descomunal. El recinto ofrece una colección muy variada, desde arqueología prehistórica y galorromana, mosaicos de Hércules y Orfeo y pinturas del s. XVIII a XX hasta la colección de obras más importante de Hubert Robert, incluidos 97 dibujos a la sanguina y pinturas con vistas de Roma y la campiña romana.
La sección de arte contemporáneo comprende principalmente la corriente abstracta de la segunda mitad del s.XX. Una vez renovado, el museo contará con un anexo moderno que favorecerá que la visita sea toda una experiencia, con jardines cara a los paseos y calles de Valence y un mirador con vistas a 360º del valle del Ródano.


4. KIOSQUE PEYNET

 

Foto del Kiosque Peynet

Símbolo de Valence por excelencia, este Quiosco situado en pleno Champ de Mars, cerca del gran parque Jouvet, fue diseñado por el arquitecto Poitouxen 1890 y representado en los dibujos de Peynet –a los cuales debe su nombre–. 
También se le conoce comúnmente como “Quiosco de los Amantes de Peynet”, ya que uno de los dibujos más conocidos de este representa dos enamorados bajo el quiosco escuchando la melodía de un grupo de música solía entonar en este. En conmemoración a esta imagen, hoy en día un corazón dorado culmina la cúpula del Kiosque.
Hubo un momento en que el ayuntamiento estuvo a punto de destruirlo, pero finalmente fue reconocido Monumento Histórico de la ciudad.



5. MERCADOS Y EXPERIENCIAS GASTRONÓMICAS​

 

Vista de un calle de Valence

Valence se caracteriza especialmente por sus abundantes mercados y especialidades gastronómicas como la “cailette” –una variedad exquisita de paté–, el cordero de los Prealpes, el queso “tomme”, los melones aromáticos y las planchas de embutidos tradicionales de la zona “ardéchois”.
Destaca el Mercado de Valence, localizado en la Place des Clercs, en pleno corazón de Valence, cuyos colores y aromas del sur de Francia te dejarán sin palabras. 
No puedes perderte una cena en un “bistrot”, típico restaurante francés, como por ejemplo el gran “Bistrot des Clercs”, o una comida en “l’Epithèque”, bar de vinos con terracita en la sombra donde saborear los manjares del chef poseedor de una estrella Michelín Baptiste Poinot. Si con una estrella Michelin no tienes suficiente, en el Bistrot 7 de Anne-Sophie PIC encontrarás 3, donde la considerada mejor chef del mundo en 2012 te servirá una comida espectacular rodeada de estilo barroco y buen humor.

Valence no se caracteriza especialmente por una gran abundancia de monumentos, pero te sorprenderá sin duda alguna. El paseo por el centro histórico es impresionante, con multitud de tiendas regionales y marcas nacionales, cafés, restaurantes… Incluso existe un recorrido especial que sigue los pasos de Napoleón Bonaparte en la ciudad, empezando en la oficina de turismo y deambulando por toda la ciudad siguiendo un trazado de puntos de cobre en el empedrado de sus calles.



Únete a la conversación

  • Dillyse 16/12/2015 16:38:10
    Visita a Portugal
  • victoria garcia navarro 11/02/2016 11:54:03
    me gustaria recibir informacion para ir a valence en ave desde zaragoza.precos y horario.

Escribe tu comentario