4 FESTIVIDADES DE FLORES EN EL SUR DE FRANCIA QUE TE ENAMORARÁN

​​​​​​Como cuna de algunos de los vinos más exquisitos del mundo, es posible que el primer paisaje que se nos venga a la mente al pensar en Francia sea el de pueblos con encanto salpicados de extensos viñedos. Muy probablemente, también asociemos el país vecino con picos nevados, aunque también con playas que impresionan. Pero no podíamos olvidarnos de los paisajes florales, especialmente en el sur de Francia, que colman la vista y el olfato de quienes tienen la suerte de acudir a cualquiera de las fiestas de flores que se celebran. Para empaparte de tan tremenda belleza, es tan sencillo como subirte a uno de nuestros trenes de Renfe-SNCF en Cooperación, que conectan diversas ciudades españolas con los principales puntos del sur francés como Toulouse, Montpellier o Marsella.



1. Fiesta de la Violeta (Toulouse)

La flor más representativa de Toulouse es la violeta, cultivándose desde el siglo XIX. Son muchas décadas de vinculación a esta vistosa flor de aroma delicado, de ahí que cada mes de febrero tenga lugar la Fiesta de la Violeta para rendirle homenaje. No en vano, 'la violette de Toulouse' es una marca registrada y en la capital de la región de Occitania puede encontrarse en un sinfín de versiones: perfumes, jabones, licores, mieles, etc. En febrero es cuando florece la violeta, de ahí que Toulouse cambi​e su característico semblante de “ciudad rosa” por el violeta gracias a diversas actividades que tienen como protagonista esta linda flor.

2. Batalla de flores (Niza)



El detalle y el cuidado de la decoración de las carrozas del Carnaval es magnífico 

Esta ciudad de ambiente mediterráneo celebra cada mes de febrero uno de los Carnavales más emblemáticos del país. Uno de los momentos más esperados de esta festividad es la Batalla de flores, un desfile cuyas carrozas están decoradas con las especies más bellas que puedas imaginar. En él no faltan las mimosas, así como otras tantas flores de​ vivos colores que también adornan los trajes de los personajes que participan en el desfile y se encargan de animar a los allí presentes. ¡Permanece atento! Porque en la Batalla de flores no lanzan caramelos, sino ramos



3. Fiesta de la Mimosa (Costa Azul)

Y si Toulouse se tiñe de violeta, una buena parte de la Costa Azul francesa lo hace de amarillo. Son 130 kilómetros y ocho municipios situados entre las ciudades de Marsella y Niza los que reciben el cálido abrazo de la mimosa. En concreto, un recorrido que parte de la localidad de Bormes-les Mimosas y llega hasta Grasse, considerada la capital mundial del perfume. En esa travesía, una parada esencial es Mandelieu-La Napoule, un pueblo que celebra en febrero la Fiesta de la Mimosa. Desfiles florales, batallas de flores o la elección de la Reina de la Mimosa son algunos de sus platos fuertes.

4. Fiesta de la Lavanda (La Provenza)



Vestidos tradicionales, productos artesanos... toda Provenza se vuelca en la festividad

Los campos de lavanda es una de las constantes en las postales de La Provenza, y ¡no es para menos! Un buen punto de partida para visitar algunos de los coquetos pueblos provenzales​ podría ser perfectamente Aix-en-Provence. Desde aquí, prepárate para ver cómo enormes extensiones de lavanda forman un auténtico arcoíris junto al amarillo de la tierra y al azul del cielo. El mejor momento para disfrutar de este espectáculo visual es en los meses de julio y agosto, cuando muchos de los pueblos de la zona celebran las tradicionales fiestas de la lavanda con desfiles, bailes tradicionales y variopintos mercados.




Únete a la conversación

    Escribe tu comentario