LA FÊTE DU VIN DE BURDEOS

​​Si te apasionan los vinos, Burdeos se convierte cada 2 años en su capital mundial. Renfe-SNCF en cooperación desea que descubras una de las regiones vinícolas más importantes de Francia y te lo acercamos a poco más de 6 horas de Barcelona. Antes de que llegue la próxima edición en 2018, no puedes perderte una ciudad fascinante.


LA CAPITAL MUNDIAL DEL VINO​



Ciudad del Vino en Burdeos

Desde 1998 se celebra de manera bianual en Burdeos una de las mayores fiestas dedicadas al vino que se realizan en todo el mundo, la “Fête le Vin”. Este año se realizó entre los días 23 y 26 de junio y acogieron a más de 700mil visitantes que pudieron recorrer los más de 2 kilómetros de stands repartidos a lo largo de la ribera del río Garona. Este año era de celebración ya que se cumplía la 10ª edición del evento y estuvieron invitadas las 7 ciudades que forman parte de la red de Great Wine Capitals (GWC): Bilbao, Ciudad del Cabo, Mainz, Mendoza, Oporto, San Francisco y Valparaíso, así como las ciudades que han celebrado el "Bordeaux Fête le Vin" desde hace varios años: Hong Kong, Quebec y BruselasDurante los 4 días del Festival, los visitantes pudieron descubrir las 80 denominaciones vinícolas de Burdeos y Aquitania, así como completarlas con excursiones a los châteaux vitícolas de los alrededores.


MUCHO MÁS QUE VINO



Imágenes de la Fête du Vin en Burdeos

La “Fête du vin” no es sin embargo una gran demostración de vinos de la región. A lo largo de los días del festival, toda la ciudad se viste de gala para la ocasión y pudimos encontrar un gran número de actividades y exposiciones de arte. En la Gran Sala de Darwin se pudo escuchar la imponente 5ª sinfonía de Beethoven, junto a una cata de vinos orgánicos elegidos especialmente para la ocasión. Otros espectáculos musicales fueron las noches musicales y de cabaret en Douanes que nos regalaron veladas perfectas junto a una copa de vino. En uno de los más bellos parques de la ciudad, el de la Prairie des Girondins, se realizó una exposición donde diez artistas de diez ciudades transformaron durante cuatro días el arte de la calle. Una oportunidad única para descubrir nuevos talentos artísticos.


ESPECTÁCULO NOCTURNO

​​​Una fiesta siempre debe acabar por todo lo alto, y en este caso, la “Fête le vin” puso un broche final a cada jornada simplemente espectacular. Cada noche, la fachada del Palais de la Bourse se convirtió en una pantalla gigante de más de 200 metros de longitud. En ella pudimos ver “Racines” un espectáculo de mapping, 3D, luces y música en directo con un quinteto de cuerda que dejaron fascinados a todos los presentes. Y por si esto fuera poco, en la riba del Garona, cada noche se celebró una increíble fiesta pirotécnica. Para esta edición, el color fue el hilo conductor: la 1ª noche el azul referente al aire y el agua; la 2ª noche fue el blanco en referencia a la tierra, tiza y el vino blanco. La 3ª noche el rojo, en sintonía con las uvas y el vino tinto. Y, por último, el domingo, día de cierre de la Fiesta del Vino, fue la fusión de los tres colores, con un guiño a la participación de Francia en la Eurocopa.





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario