BARCELONA Y BÉZIERS, UNIDAS POR LA GASTRONOMÍA FRANCESA

​​​Uno de los motivos a la hora de elegir un destino es, sin duda, disfr​utar de la gastronomía local, y probar aquellos productos típicos del lugar para llevarnos a casa recuerdos imborrables, no solo de los monumentos que hemos visitado, sino también de los platos que hemos podido degustar en nuestro viaje.  
​ 

En Renfe-SNCF en Cooperación siempre nos gusta recomendarte restaurantes, platos y productos típicos de nuestros destinos, para que puedas descubrirlos en tus viajes y conocer la gastronomía francesa. Sin embargo, en esta ocasión no hará falta viajar muy lejos para que disfrutes de una experiencia gastronómica a la altura de nuestro país vecino, ya que directamente en Alta Velocidad te traemos desde Francia un espectacular restaurante en el que degustar algunos de los platos más típicos de nuestro país vecino.  

 
Un verdadero paraíso para los amantes de la carne - Fotos de su perfil de Instagram 

Y es que, desde la ciudad de Béziers, llegó hace unos meses a Barcelona Maison Carne, el lugar en el que poder disfrutar de excelentes productos franceses como el tradicional Paté de Cabanes, producido artesanalmente en Douzens (cerca de Carcasona) por la familia Cabanes, una tabla de quesos compuesta por variedades tan típicas como el Mimolette, el Pérail, el Saint-Marcellin, el Fourme d’Ambert o el Bûche de chèvre Cendreé, y por supuesto, el producto estrella de la casa: el chuletón de vaca Frisona alimentada durante 12 meses con pura hierba, y que nos servirán en espectaculares piezas de un kilo por persona, aunque siempre podemos elegir la opción de compartirlo.  

 

Además del chuletón de 1 Kg, podemos optar por una original tabla de quesos franceses - Fotos de su perfil de Instagram 

A la hora de la bebida, el restaurante ofrece vinos franceses como el de la casa, producido artesanalmente por la cave Coopérative d´Embres et Castelmaure, situada entre Perpiñán y Narbona, y que posee el distintivo de Denominación de Origen Controlada Languedoc, con la originalidad de que nos lo servirán en una botella Magnum de 24 cm con unas marcas que nos indicarán la cantidad que hemos bebido (y que nos cobrarán después). Por supuesto, también podemos elegir vinos, tanto franceses como españoles, si queremos optar por otras variedades para acompañar nuestro chuletón.  

La decoración del local está inspirada en las antiguas boucheries francesas, un tipo de negocio de gran tradición en nuestro país vecino, pues no en vano París fue la ciudad que acogió el primer establecimiento dedicado a la venta de carne, hace casi 1000 años, en el lugar que hoy ocupa la Place du Châtelet. 

 

El producto estrella de la casa, a punto para ser devorado - Fotos de su perfil de Instagram 

Así, Maison Carne conserva elementos como las mismas mesas de madera empleadas en las boucheries, cuchillos especializados en el corte de carne, o un estilo en las luces y paredes similar al de estos establecimientos. 
 

Tal y como te decíamos al inicio del post, Maison Carne está ubicada en Barcelona, concretamente en la Calle Mallorca. Claro que, si prefieres viajar hasta Béziers, y visitar la Catedral de Saint-Nazaire, el Pont Vieux, declarado Monumento Histórico de Francia o las cercanas Esclusas de Fonserannes, que forman parte del Canal du Midi, también puedes visitar Maison Carne a escasos 10 minutos a pie de la Gare de Béziers​, el lugar en el que paran nuestros trenes de Alta Velocidad, ya que es allí donde abrió a principios de año, consolidándose como una de las propuestas gastronómicas imprescindibles de la ciudad.  





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario