LOS 3 TIPOS DE FONDUE QUE PUEDES ENCONTRAR EN FRANCIA

​​Es mencionar fondue y ¡se nos hace la boca agua! Y es que esta cacerola humeante diseñada para mojar y mojar hasta el infinito siempre sorprende. La fondue es uno de los platos más característicos de Francia y aunque te la estés imaginando rellena de queso delicioso fundido, lo cierto es que hay otras variedades. ¿Las conoces​​​​ todas? Para un viaje gastronómico, no hay mejor destino que el país vecino, y los trenes de Renfe-SNCF en Cooperación​ conectan diferentes puntos de España con un buen número de ciudades francesas. Haz las maletas ¡que nos vamos! 
 

 

Origen y tipos de fondue 

A pesar de que la fondue es uno de los platos más típicos de Francia, su origen es suizo. En la triple frontera entre Suiza, Francia e Italia, en plena cordillera de los Alpes, se inventó este manjar que, a día de hoy sigue causando furor. La fondue original estaba hecha a base de queso fundido, ideada para colocarse en el medio de todos los comensales y que estos fueran mojando pan o carne mediante un pincho metálico. 

Parece que este plato, que en la actualidad está considerado una auténtica delicatessen, surgió entre los habitantes de alta montaña más humildes, quienes no tenían más que un poco de queso algo duro y pan para comer. 

A partir del plato original, han ido surgiendo otra​s versiones igual de sabrosas. ¿Sabes qué clase de fondues puedes probar en Francia?  

Fondue de queso 



 La fondue más conocida, donde puedes acompañarla con carne, pan e incluso fruta
 
Como hemos mencionado, la fondue de queso es la más tradicional. La receta clásica se basa en la mezcla de diferentes quesos, como el Gruyère, el Emmental y el Vacherin originario de Friburgo. A esta combinación de quesos se añade un toque de ajo, hierbas aromáticas, aguardiente tipo Kirsch o, incluso, vino blanco. 

La cazuela en la que se sirve la fondue de queso se denomina caquelon. Esta debe colocarse en el centro de la mesa, de manera que resulte de fácil acceso para todos los comensales. Cada uno dispondrá de un pincho metálico alargado para mojar en la fondue desde pan a patatas, trozos de carne o verduras.  

La fondue de queso es un plato especialmente popular en el departamento de Saboya, aunque está presente en todo el territorio francés. 
 

 

Fondue bourguignonne 

Otra de las fondues que enloquecen es la variedad bourguignonne, también conocida como fondue de carne. En este caso, la caquelon contiene aceite para freír. La dinámica es, entonces, la misma que en el anterior caso, aunque lo que se introduce en la cazuela son cubos de carne. Es tan sencillo como pinchar una de estas piezas, sumergirla en el aceite hirviendo y esperar unos segundos hasta que se dore. Es habitual que en la mesa se dispongan también unas cuantas salsas para mojar la carne una vez cocinada. 
Como su nombre indica, la fondue bourguignonne es típica de la región de Borgoña. 

Fondue de chocolate 



 Para los que les guste más el dulce es sin duda la opción perfecta  

Por último, no podemos olvidarnos de una variedad que hará las delicias de los adictos al dulce. La fondue de chocolate es un verdadero festín para el paladar y se acompaña de frutas cortadas, como fresas, kiwis o plátanos, aunque también puedes mojar en ella nubes o cualquier golosina que se te ocurra. 

 
 


Únete a la conversación

    Escribe tu comentario