DESCUBRE BARCELONA EN FAMILIA

¿Y si en las próximas vacaciones te fueses a descubrir Barcelona en familia? Si estás en Francia, aprovecha los trenes Renfe-SNCF en Cooperación. Estos trenes, provenientes de París, Lyon, Valence y otras muchas ciudades del sur de Francia, te llevarán a gran velocidad a Barcelona con una comodidad excepcional. Llegarás en plena forma a Barcelona para pasar unos días en una de las ciudades más bellas de España.



Viajar para conocer Barcelona en familia es, ante todo, disfrutar del sol, del buen humor y del ambiente de la ciudad. ¡A tus hijos les encantarán estas vacaciones! 

Coge el teleférico de Montjuïc



Fuentes Mágicas de Montjuïc 

Desde la torre de San Sebastià, sube a un teleférico, que bajará lentamente hacia la torre de Jaume I. ¡Un panorama que deja sin aliento, una experiencia única y un recuerdo imborrable! Bajando a pie tranquilamente por un amplio parque, puedes hacer pequeñas paradas delante de los parques y areneros infantiles... ¡Les va a encantar! ¡Será un paseo muy agradable en familia! Y para terminar la jornada, al anochecer, ¿por qué no detenerse a admirar el espléndido espectáculo de chorros de agua, luces y sonido que ofrecen las “Fuentes Mágicas” delante del Palau Nacional? ¡A los niños les fascina! 

Las Ramblas, un paseo ineludible por Barcelona



Les Rambles © Turisme Barcelona – Espai d'Imatge

Deambula tranquilamente por las Ramblas. Es una larga avenida muy agradable para pasear. Está repleta de animaciones que descubrirás al recorrerlas lentamente hacia el puerto: pequeños kioscos, músicos, diversos espectáculos de calle... En el centro de la avenida, hay una larga área peatonal, así que los niños pueden andar a su antojo con total seguridad. Las Ramblas atraen a mucha gente al anochecer, justo antes de cenar. A continuación, continúa un poco más hacia la Plaça Reial, una magnífica plaza con arcadas bordeadas de palmeras.

El Parc Güell



Vistas desde el Parque Güell

Descubre el Parc Güell, un lugar lleno de encanto y fantasía que embelesará a los pequeños: casas en forma de seta, una fuente en forma de salamandra, numerosos mosaicos de colores... Puedes dedicar fácilmente una tarde a descubrir sus múltiples maravillas paseando con calma. Además, los niños podrán divertirse en la zona de juegos. Cuando te instales en el banco que serpentea alrededor de la plaza, ya no te querrás mover de ahí. Aprovecha la ocasión para admirar las fantásticas vistas en la puesta de sol.



Tampoco te olvides de visitar las otras maravillas con las que Gaudí engalanó Barcelona: el Paseo de Gracia, con las casas Batlló y Milà, y el monumento más visitado de España, la Sagrada Familia (la espera puede ser larga, sobre todo con niños, pero incluso ver solo el exterior vale la pena).


Un día junto al mar



Castillo de arena en la playa

¡Un lugar de vacaciones ideal a tan solo unos minutos del centro! Puedes ir a pasar un día a la Barceloneta, el antiguo barrio de marineros y pescadores. El lugar ofrece un paseo prolongado. Prueba y deléitate con una paella en una terraza. Luego, una pequeña pausa para digerir, con un paseo a la orilla del mar para los papás y juegos en la playa para los niños. Es verano... ¡Incluso en pleno invierno!


Prueba las tapas y los churros



Churros con chocolate

No te vayas de Barcelona sin probar una de las especialidades españolas más conocidas del mundo: ¡las tapas! Las hay para todos los gustos. Son pequeñas raciones de jamón, queso, charcutería, marisco... Un manjar ideal para todos los niños a los que les gusta picotear del plato. 

Después, para los pequeños (¡pero también para los adultos!), dejaos tentar por los churros con chocolate, unos pequeños buñuelos crujientes que se mojan en chocolate bien espeso. Son azucarados y grasos, pero... ¡qué delicia! ¡Los niños los van a adorar!





Únete a la conversación

    Escribe tu comentario